“Sin embargo, si día a día son más los individuos que ingresan a las cárceles, por no ser funcionales para el Estado, cabe pensar que tal vez la realidad sea que día a día el aparato estatal se hace menos funcional para los individuos y, consecuentemente, para la sociedad. Por lo tanto, nuestra tarea no es transformar la realidad carcelaria para humanizarla y hacerla resocializadora, sino destruir el Estado hasta su cimientos y crear una sociedad libertaria para que la cárcel se convierta en una institución innecesaria, en un triste recuerdo de la miseria y la explotación.”

Carta en prisión de un anarquista que estuvo recluido en la penitenciaria de la Picota entre los años 2005 y 2006.

sábado, 16 de octubre de 2010


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada